¿Qué es la caries del lactante?

Cuando hablamos de caries del lactante o caries de biberón nos referimos a una condición que se da en niños de edades tempranas los cuales toman biberones con líquidos azucarados o aquellos niños que continúan durante un periodo más largo de lo normal con la lactancia.

Clínicamente nos podemos dar cuenta que estamos ante un caso de caries del lactante por las siguientes características:

1. Varios dientes están involucrados
2. El desarrollo de la lesión (caries) es rápido
3. Las lesiones (caries) se inician en superficies lisas

 

¿Por qué se produce?

La caries dental se produce por un proceso de desmineralización de los tejidos dentarios debido a la acción de los ácidos metabolizados por determinadas bacterias.

¿Cómo la detectamos?

Inicialmente aparecen en los dientes superiores (incisivos centrales e incisivos laterales)

Suele iniciarse en la zona más cercana a la encía ya que suele ser una zona de mayor retención de placa bacteriana y ácido láctico.

En la zona de la encía se puede ver una ligera inflamación, edema o incluso sangrado en el cepillado.

Cuando las lesiones siguen evolucionando atacan a los molares superiores e inferiores y su fase final se expresa con la destrucción de toda la corona de los dientes.

Riesgos que supone para el niño

Este tipo de lesiones en los niños de temprana edad supone un riesgo para el estado de salud en general. Por ejemplo bajada de peso, ya que el niño tiene molestias y no quiere comer, retardo en el desarrollo, inflamación orofacial, lo que supone un dolor y un sufrimiento para el niño. Muchas veces, si no se llega a tiempo, el tratamiento odontológico puede acarrear la pérdida de las piezas afectadas lo que supone no solo unas consecuencias estéticas sino acarrea dificultad en el lenguaje y malos hábitos, acompañados de alteraciones en el crecimiento de los maxilares.

Muchas veces se llega a la causa cuando hablamos con los padres, ya que muchos de ellos coinciden haber acostado al niño por la tarde o noche junto con un biberón con alguna bebida a base de leche o azúcar. Cuando el niño se duerme, la leche o el líquido azucarado se deposita junto a los dientes antero-superiores (en los incisivos superiores). Debido a su contenido en hidratos de carbono el líquido es un medio de cultivo excelente para los microorganismos acidogénicos (que producen ácido), el flujo de saliva disminuye durante el sueño y en consecuencia también la eliminación del líquido de la cavidad oral de modo que se inicia un proceso de desmineralización del esmalte que trae como consecuencia una caries activa que destruye el diente.

Bajo unas condiciones normales de dieta, la leche no se considera un agente cariogénico (que produce caries), pero ante una exposición repetida y prolongada de lactancia o biberón sí que se produce una disminución del pH de la placa bacteriana con la consiguiente desmineralización del diente.

Recomendaciones para manejo y prevención de las caries del lactante:

Recomendaciones para el manejo y para la prevención:

  1. Informarse bien por el equipo de salud que atiende a los niños, ya sea durante el embarazo o una vez el niño esté en fase de lactancia.
  2. Los padres deben comenzar a cepillar los dientes de los niños en el momento en el que empiecen a erupcionar, así como intentar no prolongar la lactancia mucho más tiempo, es decir, se recomienda suspender la lactancia cuando ya el niño por sí solo pueda beber, lo cual ocurre más o menos a los 12 meses.
  3. Dieta lo mas fibrosa y balanceada posible, sin excesos de azúcares que permitan una mejor higiene oral y un mejor desarrollo de los maxilares.

 

¿Tienes alguna duda sobre las caries del lactante? Consulta con nosotros en el teléfono 966 04 89 89 o en informacion@orthovis.es.